Los Mayos

Llegados al treinta de abril nos vemos sorprendidos por el canto de "Los Mayos", también muy propios del pueblo. Un grupo de personas, jóvenes y adultos, se reúnen en la puerta de la iglesia, donde se entonan por primera vez estos bonitos cánticos para a continuación recorrer varias casas del pueblo, generalmente aquellas en las que hay una muchacha o mujer joven, a la que son dedicados.

Además de las voces se acompaña la letra con varios instrumentos, como puede ser el acordeón, guitarras y bandurrias y otros como cascabeles, almirez, etc. Esta es otra de las fiestas en las que hay un componente profano y otro sagrado. Quiero decir con ello que así como hay un Mayo a las doncellas, también hay Mayos religiosos.